Posteado por: barrenado | marzo 2, 2008

CAMBIOS DE HUMOR

Una inusitada y plácida felicidad iluminó mi despertar para dirigirme alegremente a la ducha dispuesto a comerme el mundo. Rápidamente si disipó en cuanto comenzaron a caerme encima las pequeñas alfileres de agua caliente y las piernas empezaron a resquemarme.

En cuanto me sequé, comencé a fijarme en toda una serie de rojeces que me invadían las piernas y que no eran otra cosa que pequeños arañazos fruto del trabajo.

Lo que hacía unos minutos parecía ser un día hermoso, se tornó en desastre. El desaliento comenzó a inundarme y las ganas de mandar a la mierda muchas cosas florecían por doquier.

Cualquier cosa por pequeña que sea puede arruinarte el día, pero también todo lo contrario. El simple hecho de poder dormir la siesta. Durante esos minutos antes de morirte para resucitar al despertar, sentí una felicidad completa.

Unos simples arañazos en la piernas me jodieron la mañana, el simple hecho de poder dormir un poco la siesta me hizo sentirme feliz. Con qué poco nos venimos abajo y con qué poco tocamos el cielo.

– No sé cómo te pude hacer esta oferta, me pillarías recién cagado.

Esa frase me la dijeron una vez y creo recordar haberla oído después en una película, pero lo cierto es que hoy me he dado cuenta del verdadero significado de la misma.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: