Posteado por: barrenado | marzo 2, 2008

TIEMPO

El fin de semana duró lo que un suspiro, se fue sin apenas haberlo visto y mañana regreso a la tarea de soportar la dura realidad de la que intentamos alejarnos el fin de semana. Los jefes, los compañeros y lo peor, el propio trabajo.

Dos días de descanso no pueden tener las mismas horas que dos días de trabajo, me parece  imposible.

Creo que las horas y los minutos están hechas de chicle, en determinados momentos se estiran y se hacen eternas, y en otros momentos se comprimen y no te enteras de que pasan.

El aburrimiento nos da la noción del tiempo y la distracción nos la quita decía Schopenhauer, pero no sólo el aburrimiento, sino y sobre todo el sufrimiento y, no nos engañemos, que el trabajo lo es.

En fin, que en lugar de cargar las pilas para mañana ir al curro con la moral alta, me he pasado el fin de semana sufriendo porque el lunes se presentaría sin avisar y la vuelta al trabajo también.

Esto, también pasará.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: