Posteado por: barrenado | marzo 15, 2008

EL TIEMPO ES ORO

Llegar a casa y quejarse de que no tengo tiempo para nada es todo uno.

Con buena voluntad hay tiempo para todo.

Cierto es, pero si cuando me lo dicen es al final de una jornada laboral pesada y deprimente en su conjunto, gano poco, no se valora mi trabajo, me explotan, etc., pues no me acaba de entrar en la cabeza.

Cuando uno analiza un día entero hora por hora, se da cuenta de la cantidad de tiempo que se podría emplear en hacer algo que a uno le guste sin necesidad de pedir prórroga al final del día.

Me vino a la cabeza todo esto porque hoy me sirvieron la comida muy rápido y también yo comí con bastante celeridad, las ganas de comer que no el hambre ayudaron. Había salido diez minutos primero por haber acabado la tarea primero y de pronto me encontré con cuarenta minutos libres sin contar con ellos.

Me tiré en el coche a escuchar un poco la radio y me quedé dormido como un tronco, y no hablo de una cabezadita sino de dormir de verdad.

Cuando me desperté pensé en lo que me había perdido, podría haber leído, oído las noticias, dar un paseo, haber vivido algo, sin embargo perdí el tiempo durmiendo.

Eso pensé porque en realidad no creo que perdiera el tiempo durmiendo, lo gané porque estuve toda la tarde más activo que otras veces, más alegre y más a gusto conmigo mismo. Perderlo probablemente hubiera sido hacer cualquier otra cosa.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: