Posteado por: barrenado | marzo 27, 2008

Blanda realidad (24.03.08)

Con la resaca vacacional empiezo la tarea, miedoso. Espero que me abrace el desasosiego y me voy preparando para amortiguar de la mejor forma posible sus efectos, el síndrome postvacacional que le llaman, pero nada.

Llegó la hora de comer rápidamente, la vorágine del trabajó me inundó y pasó el día sin molestar, tranquilamente.

Un día como otro cualquiera, un día más o un día menos, depende de cómo se mire.

Un día anodino.

Lo cierto es que en cierta medida quise yo que fuera así porque todas las vacaciones de los que se cruzaron conmigo fueron mejores que las mías, sin duda alguna. Hasta el que lo pasó mal sacó provecho de ellos y adornándolo un poco lo pasó genial.

Esta vez no quise desconfiar de nadie y creí lo que me contaban. Qué necesidad tienen de mentir y de lo que es peor, de mentirse a ellos mismos. Las mías fueron unas vacaciones de lo más sencillo y lo pasé muy bien, hasta disfruté aburriéndome como ya comenté. No es necesario hacer grandes cosas para pasarlo bien, aunque he de decir que al parecer el único que ni hizo grandes cosas fui yo, pero conseguí no discutir con nadie y ser sincero. Vamos que no me comí una rosca, no estuve en grandiosas discotecas ni vacié ninguna taberna, pero el pensar en las pasadas vacaciones me hizo pasar un día tranquilo y aunque no puedo decir que disfruté trabajando, al menos no sufrí haciéndolo.

Un lunes menos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: