Posteado por: barrenado | abril 12, 2008

DORMIR

Hoy pude disfrutar de uno de los placeres más económicos que hay que es el dormir la siesta después de una suculenta comida. Sano y saludable no es, pero placentero mucho y además el trabajo tampoco es sano y saludable y nadie me lo recrimina.

Al poco rato de acostarme, empecé a oír ruidos en el piso de arriba y en el de abajo y creo que en el de al lado. Lo primero que se me pasó por la cabeza fue indudablemente mentar a su familia cercana, pero aprovechando la postura me relajé y me dio por pensar.

Cómo yo, mísero de mí, podría ser capaz de quejarme cuando se me debe de conocer por el cabrón del cuarto dado que, sin entrar en calidades de materiales, en estas paredes se oye todo. Seguro que debe de dar un gusto tremendo oír a las seis de la mañana el pitido infernal de mi despertador, la cisterna del baño, los grifos correr, la máquina de afeitar sonando, la ducha, el calentar el desayuno, etc.

Aderezado todo ello con la mala hostia con que debo de hacer todas estas cosas recién levantado y con la tremenda ilusión de ir a trabajar.

En esto estaba pensando cuando me desperté bien entrada la tarde, la siesta de veinte minutos la dejo para los ricos, yo un par de horas con un par.

Cuando uno está cansado, duerme hasta de pie. Me lo comentó un amigo conductor de autobús que siempre había tenido muchos problemas para dormir hasta que empezó a trabajar de eso, turnos rotatorios, rutas nocturnas, horas muertas sin nada que hacer, etc. Me decía que dormía hasta pequeñas siestas de cinco minutos esperando en la parada a que llegaran los viajeros. Incluso llegaba a dormir en el suelo del pasillo del autobús cuando le dolía o tenía molestias en la espalda de tanto estar sentado.

La mejor medicina para dormir es el cansancio y si hoy en la siesta me molestaba algo estoy seguro de que era porque no estaba lo suficientemente cansado, mayores ruidos me dicen haber ocurrido otros días y yo sin enterarme. Sobre todo cuando ando cargado de trabajo.

Dormir, comer y beber con sed son los mayores placeres que existen y que se puedan disfrutar con los pantalones puestos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: