Posteado por: barrenado | abril 15, 2008

SINCERIDAD

Hace algún tiempo me encontré con una amiga y nos pusimos a charlar, al cabo de un rato preguntó lo que me temía y no quería que me preguntase o, más bien, quería evitar.

¿Sabes algo de tu ex?

La verdad es que no, perdimos el contacto y nada.

Pues el otro día me enteré de que le pasó …..

Alto, para el carro, si le pasó algo bueno me alegro y si le pasó algo malo cuánto lo siento, pero no quiero saberlo.

¡ Qué insensible eres!

Lo que siguió fue una cara de tipo duro Chicago años veinte. Pecho inhiesto y cambio de tercio, conversación por otro lado y adiós muy buenas.

La sensible fue ella que tocó un tema delicado sabiendo que había sido ella la que me había dejado y que yo lo había pasado bastante mal por no decir muy mal. Justificable porque estoy seguro que lo que quería contarme o la intención de lo que iba a contarme era que yo creyese que aquella ruptura era lo mejor que me había pasado.

De todas formas, creo que en aquel momento lo mejor que pude hacer fue ser sincero y hacer lo que hice, de la misma forma que hoy debería haber sido menos sincero y no tomarme las cosas tan a pecho.

Pregunté por un amigo y me contestaron que estaba en el paro, que las cosas con su mujer no marchaban muy bien y que estaba hecho una mierda.

¿ A qué cojones tuve que preguntar nada?. Todo el día con un mal cuerpo que para qué.

Si le llamo para preguntar cómo está pensará que me he enterado de su situación y que llamo para humillarle. Si no le llamo estoy mal a gusto conmigo mismo por no preocuparme de mis amigos. Si en realidad no puedo hacer nada por él, para qué voy a molestarle, pero si puedo hacerlo y no me pongo en contacto con él, estamos peor que al principio.

La solución, la menos mala, le envié un correo electrónico sin ninguna excusa preguntándole simplemente por él.

En una película un personaje le pedía a otro que sólo dijera lo que había hecho bien, no le pedía que mintiese. Creo que eso mismo he hecho hoy, no le pregunté por lo que ya sabía, simplemente le pregunté por cómo se encontraba él.

Al fin y al cabo y sinceramente eso es lo que me preocupa, cómo se siente él y no lo que le haya ocurrido.


Responses

  1. De todas maneras me pareces muy buen amigo. Me recuerda una conversación que tuve con una de mis amigas, en un momento que estuve también muy mal… pero que estuviera a mi lado, escuchándome, sirviéndome de pañuelo de lágrimas fue para mi verdaderamente reconfortante.

    Todavía tengo el recuerdo muy vivo de esa noche, cuando mi amiga no hizo mas que mirarme y tenderme sus brazos para yo llorar. Amigos así valen la pena conservar.

    Saludos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: