Posteado por: barrenado | abril 16, 2008

LOS PEQUEÑOS DETALLES

Cada día que pasa estoy más convencido de que la felicidad radica en disfrutar de los pequeños placeres que te ofrece la vida. No tanto en los que buscas como en los que te ofrece.

Eso me lleva a dar más importancia a los pequeños detalles y trae consigo la dificultad de saber encontrar la justa medida.

Hoy, harto de entrar en el coche y oler a tabaco, mirar el dosificador del ambientador y recordar que mañana debo reponer la carga, hice lo segundo que debería hacer, ir a comprar una carga para el ambientador. Evidentemente, lo primero que debería haber hecho es dejar de fumar, pero eso lo voy a posponer para mañana.

No me gusta exagerar, pero más de ocho clases las había. Primera reacción, preguntarle al vendedor cual es la que más se vende y llevármela dado que repetir quedaba descartado por haber olvidado cuál era la última que había usado. Segunda reacción, por qué llevar lo que lleva todo el mundo cuando no quiero ser como todo el mundo. (Como todo el mundo que no sea como yo).

Tercer paso, olerlas todas y elegir la que me guste pero, en función de qué.

Se me vino a la cabeza el olor característico del coche de mi padre. Ese me gustaba, pero era el de mi padre. Me vino a la cabeza el olor característico del coche de un amigo, pero ese era especialmente repelente para mi gusto.

Parece mentira pero el olor de un coche es parte de él. Es una seña de identidad.

La marca de mi colonia y por ende el olor, me costó decidirme mucho tiempo y muchas pruebas sufridas. Pero en ese caso era yo mismo, pero mi coche y que me diera tantas vueltas de cabeza era un poco absurdo.

Suspiro largamente y me decido a pedir ayuda al vendedor, seguramente me encontraba embotado y no podía pensar con claridad.

– ¿Lo que buscas es algo que huela bien o que quite los malos olores?

Naturalmente, le pedí que me diera inmediatamente el que más se vendiera y asumí el hecho de tener que vivir con otra duda enigmática en mi interior. Otra decisión aparcada en el cajón que deberá ser resuelta más adelante. (En cuanto se me vuelva a acabar la carga del dosificador del ambientador del coche).

Que duro puede resultar intentar ser feliz.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: