Posteado por: barrenado | abril 17, 2008

CAMBIO DE PLANES

Dando vueltas a las cosas, girando la tuerca ese punto de más, creo que mi afición a escribir (bien o mal, eso no importa para que sea afición) pudiera haberme llegado por mi incapacidad para retener de memoria muchas cosas o porque quisiera memorizar más cosas de las que puedo. Me inclino más por la primera opción dado que la capacidad de memoria en el ser humano puede llegar a ser asombrosa a poco que se ejercite y de desarrolle.

A esta conclusión llegué pensando quien me había contado o dónde había leído la historia que sigue:

Una madre le da dos piezas de fruta a su hijo mayor con la condición de que le diera a elegir una a su hermano pequeño.

El hermano pequeño llega al rato llorando porque su hermano mayor se había quedado con la más grande.

La madre llama al mayor y le pregunta que por qué no dejó elegir al pequeño como ella le había dicho, a lo que respondió que le había dado a elegir como ella quería. Le dio a elegir entre la pequeña o ninguna.

De igual forma me ha ocurrido hoy. Me han dado a elegir entre un traslado de lugar de trabajo o el paro.

A las nueve y media de la mañana estaba tan tranquilo ocupado en mis labores y a las diez me sentía el hombre más desgraciado del mundo, media hora de diferencia y una larga llamada de teléfono.

Huelga decir que el lugar a donde me destinan está a tomar por el culo de donde vivo, voy a ganar lo mismo porque evidentemente voy a hacer lo mismo y los gastos corren de mi parte, por supuesto.

Rápido y habilidoso trato de buscar el lado bueno y pienso que si tengo que quedarme allí, cogeré una pensión cerca del trabajo con lo que ahorraré las dos horas de viaje que pierdo ahora. Al estar solo, tendré más tiempo para mis cosas y podré leer más, hacer más fotografías, conocer nuevas gentes y quien sabe, puede que encuentre al amor de mi vida.

Si con una llamada de teléfono son capaces de cambiar toda mi vida, porque no puede presentárseme de un momento para otro la oportunidad de encontrar ese trozo de hierro imantado con la carga diferente a la mía.

No apreciamos lo que tenemos hasta que lo perdemos.

No estaba muy a gusto como estaba, pero la alternativa que se me presenta es peor.

Lo mejor será meterme en la cama y consultar con la almohada lo ocurrido hoy, que puede ser el principio de algo muy grande y bueno, no hay que ver siempre lo malo. Entre otras cosas porque siempre que he visto sólo lo malo no me ha pasado nada bueno.

El humor cuando está hecho por un genio, es capaz de hacer de la cruda realidad un chiste. Me gustaría poner este vídeo, pero como no he sido capaz, dejo el enlace.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: