Posteado por: barrenado | mayo 8, 2008

DISGUSTO

El nido del pájaro que rescatamos ayer estaba en su sitio, lo que no pude comprobar era si el pájaro aún se encontraba en él.

El trabajo extra del pasado fin de semana lo cobré ayer y bien cobrado. El dinero me quemaba en el bolsillo y sobre la marcha y para hacerme un regalo fui a comprar una impresora y un escáner para darles una merecida jubilación a los que tengo. Aún me sobró para una buena cena. Maldita la hora en que se me ocurrió porque como lo hice después de salir de trabajar con el consiguiente retraso horario en mi vida cotidiana, no pude estrenarlo y hoy me llevo el disgusto.

Le falta una pieza, está rayado y sucio y la caja no estaba precintada.

Cómo pude ser tan tonto de no fijarme en la caja cuando lo compré. Todo me tiene que pasar a mí porque ahora han pasado dos días cuando mañana vaya a reclamar y puede que piensen que la perdí , o que me quedé con ella, que les di el cambiazo porque cómo va a venir rayada y sucia y sobre todo, podrán decirme que la culpa es mía por no comprobar que la caja no estaba debidamente enbalada.

Es el primer disgusto que me llevo y el primer cabreo en muchos días, pero me he repuesto, trabajo me ha costado, pero me he repuesto relativamente rápido. Seguro que todo se arreglará.

He forzado una sonrisa y he recuperado el buen humor, pero he de reconocer que por un tiempo lo perdí y de qué manera.

Me vino a la cabeza un chiste que me contó una profesora de psicología hace algunos años(jóder cómo corre el tiempo) a propósito de algún tema que nos explicaba.

Un hombre se dispone a colgar un cuadro en su casa y descubre que no tiene martillo. Decide pedírselo a su vecino y mientras va de camino empieza a razonar:

Seguro que me pregunta para qué lo quiero, igual me pone mala cara porque no se fía de mí y tendrá miedo de que no se lo devuelva, además ayer en el ascensor pareció como si me saludara de mala gana, y además no me dio conversación y se fue muy rápido, como corriendo. Me dirá que cómo es que no tengo martillo y puede que hasta se atreva a decirme que me compre uno. Será capaz porque tiene pinta de ser desagradable, pero conmigo lo lleva claro porque yo soy mucho más macho que él, no me acobarda y si llegamos a las manos no sabe con quien está tratando, que he dado muchas palizas y aún me quedan muchas por dar. Abrase visto lo que arma por un martillo de mierda.

En ese instante pica a la puerta y le abre el vecino y le dice:

Métete el martillo por el culo, ¡hijo de puta!.

Espero no perder los nervios mañana, ir con la cabeza fría y que todo se arregle de la mejor manera.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: