Posteado por: barrenado | mayo 11, 2008

PLACER

El mayor placer es el que sentimos cuando estamos dando placer.

Esa es la conclusión a la que he llegado después de una profunda reflexión. Quizás me haya excedido en lo de profunda, pero cuanto menos larga.

No me gusta hablar en plural ni universalizar afirmaciones sobre todo cuando soy yo mismo el que ha llegado a ellas, pero hoy me siento inspirado y haré una pequeña excepción.

Hoy me vino a la cabeza el mito del autobús lleno de animadoras, cuando a alguien le preguntan si estaría dispuesto a subir, se sobreentiende que es varón pero pudieran ser animadores en caso contrario, con la condición de no poder contárselo a nadie y al final decide no hacerlo, para qué si no podría contárselo a nadie y sería algo que le atormentara durante toda su vida.

Me pongo en el caso y sería doloroso pasar por eso y no poder contarlo, porque muchas de las cosas con las que soñamos hacer, sólo tiene el propósito de poder decirle a alguien que lo has hecho.

Creo que soy he sido una persona generosa, pero lo que dudo es el serlo de forma gratuita. Ayudar a otra persona a cambio de su agradecimiento no es ayudar de forma gratuita. Es una forma de dar algo a cambio de algo, que se pierda deliberadamente en la transacción no quiere decir que deje de ser una transacción.

Amo para ser amado, aunque no lo sea, pero espero serlo. Amar sin esperar nada cambio es cosa de santos. Trato de ser buena persona para obtener reconocimiento de la misma forma que no infrinjo las leyes por temor al castigo, ya sea con el peso de la ley o el simple autocastigo moral que no es otra cosa que el temor a no tener la conciencia tranquila.

Lo verdaderamente difícil es hacer una buena acción con la completa seguridad de que nadie sabrá que lo has hecho.

Hoy hice una buena acción que nadie jamás sabrá que la hice a menos que yo lo diga y puedo decir que me ha resultado más difícil el hecho de no gritar a los cuatro vientos mi buena acción que realizar la acción misma.

Por eso me ha venido a la cabeza el mito del autobús, porque yo disfrutaría mucho más contando la aventura que lo que pudiera gozar en la aventura misma. ¿Qué iba a hacer yo con tantas?. Si al menos me dejaran subir con mi cámara de fotos.

Al final toda buena acción tiene su buena reacción, y hoy me iré a la cama con la sensación de ser mejor persona que ayer y eso tiene mucho valor si logro apreciarlo.

El placer de las cosas bien hechas es muy agradable.


Responses

  1. Amar sin esperar nada cambio es cosa de santos. ”

    No, no lo es…créeme que no lo es. Es un dar permanente, una entrega a los demás….es sentir felicidad mediante la alegria de otros, es regocijarse en los triunfos, logros de alguien , incluso que no conocemos….

    Te dejo esto:
    ….El amor es prescindir de egoísmos. En la medida que sentimos amar no cabe el personalismo, no cabe la actitud de posesión. Porque si Dios nos ama, con ese amor infinito, ese amor que abarca un universo y un más allá y nos entrega la libertad para “ser” en este mundo; no nos condiciona, no nos remite a un estado determinado, por el contrario, nos permite obrar conforme a nuestra inteligencia, razón y voluntad ¿puede el hombre comprender el amor de un modo antagónico al que El siente por nosotros?

    Dicho de otro modo: ¿Puede el hombre no comprender el valor de la libertad otorgado por Dios?

    El ser humano, cuando ama, siente que debe ser correspondido, que debe haber una cierta reciprocidad, de lo contrario, ese amor no tiene sentido ni validez. ¿Dios nos exige algo a cambio? No. Sólo aguarda.
    Dios sufre. Sufre por ese vacío de amor en el mundo, sufre por ese llamado a amar interesado que hoy percibimos desde las parejas a los que aman el país, la nación entera. Es un amor condicionado, limitante, posesivo, pero no es el amor de Dios. No es el amor que El pretende de nosotros. Dios nos quiere libres, libres de ataduras , libres de posesiones.

    Así podemos amar sin subjetividades a nuestro prójimo, así podemos ver al otro en su dimensión exacta, aunque nos sea adverso, si tenemos la mirada de amor de Dios reconocemos en cada ser humano a un hermano, con prescindencia de estados, colores, formas, clases, estereotipos. La mirada sinóptica ideal se basa en un amor efectivo, una realidad objetiva. Para ello necesitamos abandonarnos, entregar el alma confiada a nuestro Padre.

    El amor exige entrega. Cuando pretendemos dar solución a nuestros conflictos, internos y externos, mediante nuestras propias herramientas, sin contar con la ayuda Divina y Protectora, no sólo el camino a la solución es más sinuoso, además no llegamos a buen final y si es bueno no será permanente.

    Aquellas cosas que simplemente no están al alcance del ser humano resolver, deben ser entregadas , con humildad , sin soberbia, a nuestro Padre.

    Aquellas que podemos resolver debemos , antes de emprender el camino, ofrecer nuestras acciones al Padre, con la convicción que El actuará a través nuestro y guiará nuestros pasos.

    Pero , por sobre todas las cosas, el amor verdadero , aquel que Dios espera de nosotros, exige lucha, tesón, sacrificios, valentía, osadía, frente a este mundo relativo. Exige un “si” constante, un abandono y entrega. Hoy el amor se presenta como un desafío. Fácil es pronunciar la palabra, difícil es actuar en virtud de ella. Más difícil aún es vivir en plenitud este amor que Dios nos presenta.”

    Justamente este tx se llama “Amar sin esperar nada a cambio”

    Saludos

  2. y el placer (u orgullo) que aporta el no decírselo a nadie? saber que sólo lo sabrás tú y nadie más… A pesar de que nuestra conciencia nos pida a gritos reconocimientos ajenos de honestidad y buensa actuaciones, ella se queda más tranquila si nuestra boca está cerrada…
    me ha gustado mucho tu post, un saludo

  3. ANDRE: Me ha gustado mucho el texto y me ha hecho pensar, pero no seguramente en el camino deseado. Desde mi agnosticismo puedo acercarme un poco a la idea de un Dios, pero me aleja mucho más de la jerarquía eclesiástica o de la Iglesia. El texto sugiere la idea de un Dios amoroso y no del Dios al que hay que temer. Sugiere un Dios que ofrece plena libertad para llegar a EL y no el camino único y tutelado por sus auto proclamados emisarios en la tierra. No hay salvoconductos. No puede haber hombres libres temerosos de la furia de los Dioses.

  4. @urjc: Te devuelvo el saludo y comparto plenamente lo que has dicho.

  5. Barrenado:
    Ese es el fin último …Dios yace en el alma, la Iglesia catolica a la cual adscribo es Una, santa y Pecadora. Y me detengo en esto último, porque la Iglesia la conforman seres humanos, fieles, religiosos y hombres de buena voluntad, y como tal imperfectos, todos nos equivocamos, cometemos errores, muchas veces por soberbia u orgullo no reconocemos estas equivocaciones, somos pecadores y tan imperfectos. Pero fijate que ésa es justamente la razón de por qué amo a mi Iglesia, porque la reconozco muchas veces falente y aún así la acepto. Eso es el verdadero amor.

    Pero mi conceción de Dios es la que he puesto en tu blog. Un Dios exquisitamente amoroso, de infintas oportunidades, que aguarda paciente y aunque le demos mil veces la espalda , El sigue ahí, esperando, como buen padre, Padre perfecto.
    Y como tal ¿si un padre terrenal sólo quiere lo mejor para su hijo , te imaginas cuánto más querrá Dios para nosotros?
    La idea de un Dios castigador, casi vengativo es tan nociva, que no sólo me resisto a ella, la niego rotundamente, porque si fuera así , El no sería perfecto y descendería en su condición a “ser humano”. Nada más lejos de la realidad.

    Este es el sentido de mi blog, difundir el Amor del Padre, la cercanía con nosotros en las cosas más simples que te puedas imaginar. Pero el ser humano gusta de complicar todo, lo simple lo hace complejo y es , en ese momento, donde sentimos el vacio de alma.

    Me gusta tu blog y agradezco poder escribir aquí

    Saludos

  6. Perdón!
    Puse “Pero mi conceción de Dios es la que he puesto en tu blog” Debe decir, “concepción. Disculpame por todos los errores que pueda cometer, no reviso lo que escribo y a veces me equivoco mucho

  7. Nada que objetar a tu concepción de Dios, mis dudas están en la propia existencia de Dios.
    No creer en algo no significa no respetarlo ni estar en contra de ello.
    No creo en ningún Dios, pero no estoy en contra de ninguna creencia y las respeto todas.
    Difundir un mensaje de amor y fraternidad me parece plausible pero ejercido desde el ejemplo.
    Me refiero en términos abstractos, no lo tomes como algo personal.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: