Posteado por: barrenado | mayo 19, 2008

COMO ME VES, TE VERÁS, NO TE RÍAS MÁS.

De vuelta a casa después de un día de trabajo, veníamos un compañero y yo compartiendo lágrimas y sonrisas, quejándonos del duro día y riéndonos de tonterías para olvidarlo.

Cuando adelantamos un coche y estupefactos vemos que hay una chica muy guapa, como todas, que está cantando y gesticulando con la cabeza como si en un concierto de rock estuviera. Rompimos a reír a raíz de lo cómico de la situación y ella al vernos, frunció los labios y miró al frente sin moverse. Las risas que nos echamos no fueron pocas. No recorrimos un kilómetro cuando el compañero tuvo la feliz idea de aminorar la marcha y dejarnos adelantar por ella para comprobar si seguía haciéndolo.

Lo más probable es que estuviera escenificando y dando rienda suelta a su alegría y lo que debería producirnos sería envidia en lugar de risa, pero allí estaba ella palmeando con furia el volante al compás de la música y realizando aspavientos.

Cuando su mirada se posó en dos tíos que la miraban escojonándose sin pudor ni disimulo de ella, no sé lo que le pasó por la cabeza, pero por las mejillas un rojo intenso chillón.

Lo que me reí. Hasta el punto que después de un buen rato, cuando me despedí de mi amigo, porque compartimos coche sólo un trecho del camino, iba yo sólo y la imagen de la chica me vino a la cabeza y rompí a reír. En ese momento miré a mi izquierda y una pareja bastante mayor de edad me miraban estupefactos mientras me adelantaban.

No me miré al espejo pero seguro que me puse más colorado que la chica de la que me reía y luego pensé en que me estaba muy bien empleado, por reírme de los demás, el ser el blanco de las risas de otros, porque seguro que luego se rieron de mí, razones les sobraban.

Pero sinceramente no me importa que se rieran de mí, porque el buen rato que pasé riéndome de la chica y de mí mismo mereció la pena. Que bueno y saludable es reírse, sobre todo de uno mismo y sin tratar de ofender a nadie.

La risa es vana, va y viene cuando le da la gana.


Responses

  1. Extraño las sonrisas estruendosas o sin sentido. No entiendo porqué cada vez sonrío menos y me hace falta.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: