Posteado por: barrenado | julio 10, 2008

DIPLOMACIA

La mujer del emperador no sólo ha de ser pura, sino aparentarlo.

Creo que reza de esta forma el refrán o de forma muy parecida. En realidad tiene su parte de razón y su otra parte. Hoy en el trabajo me dijo el jefe en un determinado momento que hasta la hora de comer hiciese como que trabajaba, como que hacía algo pero que no lo hiciese. Entonces le propuse que me pondría a hacer unas determinadas tareas, livianas por supuesto y me dijo que no, que si me veían hacer eso sacarían en conclusión que me había mandado hacer algo para pasar el tiempo. Que me dedicara a parecer que hacía algo.

En realidad tenía razón, si me hubiese puesto a limpiar las herramientas, a nadie se le escaparía que no tenía nada que hacer, sin embargo, si me paseo a buen ritmo varias veces por delante de todo el mundo, nadie se fijaría en mí porque parecería que estoy haciendo algo.

Recuerdo hace mucho tiempo un compañero que tuve que era muy trabajador y bastante burro. En una hora trabajaba o desarrollaba tanto trabajo como yo en tres. El problema era que no tenía medida, cuando cansaba paraba y se fumaba un cigarro y luego volvía sin importarle quien hubiese a su lado. Un día tuvo que pasar y pasó el hijo del jefe, le abroncó por estar sentado fumando, discutieron y le costó el despido.

A veces es necesario disimular un poco, parecer, eso que llaman diplomacia vamos, que tampoco cuesta mucho trabajo. Y si encima te libras de trabajar un par de horas como me pasó hoy pues mucho mejor.

Como me dijo otro compañero, no trabajes tan deprisa que la jubilación es por la edad no por los méritos.


Responses

  1. Yo llego a la oficina a la hora que quiero y me voy a la que quiero. Cuando estoy me paso todo el día de un lado para otro. Canto, bailo, me río, hago bromas, tomo café, fumo, visito a mis amigos en otros pisos y al final… pues el trabajo igual, todo a tiempo y bien hecho.

    Paras mí lo importante es disfrutar. El día que no me sienta feliz en mi trabajo, simplemente renuncio.

    Hay diversas formas de hacer las cosas. Hay quienes tienen que estar pegados del puesto y hay quienes no se aguantan ocho horas en el mismo lugar. Lo importante es dejarlo claro para que no le pase como al compañero tuyo, que uno que no sabía su estilo pensó algo diferente y lo echó.

  2. Bueno, ¿y eso de tener que aparentar que hacías algo cuando en realidad no hacías nada? ¿Y dicho por tu Jefe???? ¡¡Qué mal está ese hombre, ¿no?!!

  3. Parecemos conectados, aunque no necesariamente en el mismo sentido. Hace algunos años renuncié a un trabajo donde mi jefe era feliz viéndonos hacer algo que él consideraba productivo. Te confieso que pasé muchas mañanas y partes de la tarde yendo al trabajo sólo a cumplir un horario, porque la inspiración para inventar ejercicios creativos me venía después, pero aprovechaba el tiempo del trabajo para estudiar.

    Pero ahora, desde que llegué a este lugar espectacular, no me cambio por nada, lo he dicho varias veces en mi blog. Es mi trabajo y lo adoro. No tengo que simular que trabajo porque no tengo a nadie encima viéndome todo el rato. Aprovecho un momento en la mañana para tomar el sol por recomendaciones médicas y en las tardes, el vientecito que hace para comerme un delicioso salpicón (picado de frutas en jugo de naranja) o tomarme un buen café.

    Otras veces, trabajo desde casa… que también es muy bueno.

    En fin, ser productivo y hacer que algo funcione no necesariamente implica estar moviéndose de un lado a otro, quién dijo que limpiar las herramientas no puede ser parte del trabajo?.

    Entonces qué se dirá del mio, que a veces descanso junto a las ventanas, leo algunos de los libros de la biblioteca de la oficina o me pongo a jugar con los acertijos lógicos que se me apetezcan.

    Raro tu jefe!!!!

  4. Habría que matizar que mi jefe tiene jefes por encima. Que a veces hay trabajos que no se pueden dejar a medias y llevan más tiempo del que disponemos y por eso no los comenzamos como era el caso. Y sobre todo, que la mejor forma de que él no haga nada es que yo no lo haga tampoco y a veces, él también disimula y también tiene momentos en que no le apetece hacer nada.

  5. O sea pues, que simular no trabajar es un efecto de bola de nieve!!!

  6. En algunos casos puede ser. Si no hay nada que organizar ni supervisar, el organizador y el supervisador no tienen tarea.
    Sorprendentemente real.

  7. Mira qué cosas, algo nuevo aprendí para cuando me toque a mi, para cuando me toque tener jefes, claro…jeje


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: