Posteado por: barrenado | julio 11, 2008

SENSIBILIDAD

Decía un amigo que si le caía la luna encima no le pasaba nada y sin embargo si le caía una piedra de mechero le mataba. Una hermosa metáfora de la realidad porque hoy me he dado cuenta que también me ocurre lo mismo.

Por la mañana escuchaba en la radio la noticia de varios muertos y heridos muy graves en un cayuco en la Islas Canarias. Aunque me avergüence, lo primero que pensé fue que ellos se lo buscan, por qué tienen que andar abandonando su país en esas condiciones. Y hasta me sentí cabreado porque me parecía que la forma de dar la noticia era con la intención de que quien la escuchase se sintiese culpable.

Después me enteré de que un grupo que comía en el mismo bar que yo habían tenido una discusión por una tontería con la chica del bar y habían decidido no volver a comer allí. Me entristeció, creo que hasta sentí pena porque estoy a gusto en ese bar y me gustaría que las cosas les fueran muy bien porque les tengo cariño.

Mueren cuatro personas y están graves algunas más por tratar de ganarse la vida, por querer vivir dignamente y me enfurezco, pierde cuatro clientes el bar donde como y me pongo triste. Hay que joderse.

Otro día me hubiera planteado si tengo corazón o si soy mala persona, pero hoy no porque aunque me avergüece, pero no de la misma forma que antes, estando en el bar y viendo la misma noticia en la televisión, con las imágenes desgarradoras delante, tuve que ir al baño para evitar que se me saltasen las lágrimas delante de todo el mundo.

Soy muy sensible y ahora que lo pienso en frío, quizás la reacción de la mañana fue por culpa de la forma en que se narraba la noticia y no por la noticia misma.

Quizás doy demasiada importancia a algunas cosas y a otras nada, depende del momento o puede que me caiga la luna encima y no me pase nada y que me caiga la piedra de un mechero y me mate.


Responses

  1. Eso pasa a veces con las noticias, que no saben darlas, o los periodistas tendrán otras intenciones de fondo que parece que estuvieran jugando con nuestras emociones. Lo ideal es volverse objetivos frente a esto.

    Muchas cosas dependen del momento, de la hora, del estado de ánimo e incluso de lo que se está haciendo. Pero ser sensible en frente a determinado hecho y ser más parco, iracundo o frío en otro no te hace mala persona; eso es de humanos.

    Apréndete el poema y aprende a mirarte a los ojos, después me cuentas qué sacaste de ahí.

    Un abrazo

  2. Estoy en ello, lo que me sorprende es que tan mal no lo veo por dentro.

  3. Es algo natural esa percepción, lo que pilla de cerca afecta más, no nos podemos estar entristeciento por todo lo que sucede cada día en el mundo… pero aquella gente con la que más empatizamos, pues es algo natural, no consiste en ser mala persona.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: