Posteado por: barrenado | julio 22, 2008

A MAL DÍA, BUENA CARA

Siete menos diez de la mañana, suena la melodia de Benny Hill y de un salto salgo de la cama, me ducho, tomo un café y un zumo y casi volando cojo el coche para ir a trabajar, llego pelado a las ocho menos cinco, me cambio de ropa y a la tarea.

Una y media de la tarde, salgo corriendo a comer para acabar a las dos y diez, siesta en el coche amenizada por la noticias de la radio, tres menos cinco y vuelve a sonar la melodÍa de Benny Hill, regreso al mundo de los vivos y al trabajo.

Siete y media, aseo personal estilo gato, más bien humedezco el cuerpo y lavo las patas de delante y la cara, diez minutos para escuchar el parte de guerra del día de trabajo a mis compañeros y me largo a coger el coche para llegar debajo de casa a las nueve aproximadamente. Parada para café con dos de azúcar y lectura de titulares de la prensa del día, tampoco hay mucho tiempo para más.

Nueve y media y paso las fotos que tengo en el móvil al ordenador, ya no cabían más, contesto a unos e-mails y a cenar.

Once de la noche, me siento frente al ordenador, curioseo algunas páginas por encima y me pongo a escribir con la intención de estar en la cama antes de las doce para poder leer un poco.

¿Con un día así se puede estar contento?

Pues lo estoy, inusitadamente contento, pero lo estoy. Como no encuentro explicación, deduzco que simplemente estoy contento porque me he propuesto estar contento, no es fácil pero se puede, un pequeño esfuerzo y aquí estoy, esbozando una media sonrisa sin razón aparente.

¡Qué bien me lo paso conmigo mismo!

Lo difícil será saber exactamente lo que he hecho hoy para encontrarme tan bien y poder repetirlo cada día.

Será cuestión de intentarlo.

Anuncios

Responses

  1. Jajajaja, no hice mas que imaginarme esa músiquita de Benny Hill mientras leía tu texto.
    Tengo días parecidos a los tuyos, la diferencia es que adoro tanto dormir y despertarme a la luz del dìa, que los días que me levanto cuando aún está oscuro me da duro y me coge el día. Siempre me digo camino a la universidad que “mañana” madrugaré más para no tener que pagar taxi.

    Pero al menos, ya somos dos los contentos.

    Un abrazo.

  2. Como tú dices hay que estar contento aunque no se sepa muy bien por qué. ¡¡Hay que sonreirle a la vida si queremos que la vida nos devuelva la sonrisa!! Además es gratis, 🙂


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: