Posteado por: barrenado | agosto 7, 2008

PEQUEÑOS DETALLES

Comida con mi ex-jefe, aunque todo indica que será mi jefe de nuevo.

La enfrenté con mucho escepticismo, pero con la tranquilidad que me daba el pensar que al menos le iba a chupar una comida a la empresa. Da igual que empresa sea porque en estos casos los jefes siempre invitan a costa de la empresa, o sea, a costa del dinero que nos roban a los trabajadores.

Resumiendo, en un plazo no superior a un mes voy a cambiar de lugar de trabajo, porque voy a hacer lo mismo pero al parecer más cerca de casa, ganando más y trabajando menos. Y yo me chupo el dedo y me lo creo, si tiene interés en que vuelva a trabajar para él, no me va a decir que es para estar peor. En fin, que hasta que no lo vea no me lo creo y se lo hice saber, con muy buen ambiente y aquí viene el detalle que hoy quiero comentar:

– Como prueba de buena voluntad, ya que te veo tan incrédulo, voy a dejarte que elijas entre el proveedor “A” y el proveedor “B”.

– El que menos cobre. (Evidentemente ambos sabemos que ofrecen igualdad de calidad y servicio).

– Los presupuestos son similares, variable errónea, simplemente elige.

– (Después de unos segundos de silencio digo firmemente) El “B”.

– ¿Con qué criterio ?

– ¿ Recuerdas aquel día en que repartió camisetas entre unos cuantos trabajadores y a otros los dejó sin ella?, pues yo fui de los que se quedó sin ella.

– Perfecto, ya tenemos proveedor y ha sido elegido a tu criterio, ¿te sientes ya parte de la empresa?

– Ahora mismo estoy empezando a sentirme.

En ese momento y después de aplacar un poco la risa, porque toda la conversación fue en un tono ameno y divertido, riéndonos medio en broma, llamó desde el móvil a la oficina y dio orden de contratar al proveedor “B”.

Lo cierto es que hubo un momento que hasta me sentí mal, el contrato que se hizo es de mucho dinero, o más bien el montante de lo que va a proveer, y la decisión  dependió de una puta camiseta. Luego me sentí bien porque la verdad es que en su día me pareció muy mal que repartiera camisetas a unos y a otros y que yo me quedara sin ella. No fue por la camiseta, que bien se la puede meter por donde quiera, fue por el detalle de no dar una a todos, que tampoco valen tanto.

Se puede pensar que por una mierda de camiseta no habría que ponerse así, pero precisamente porque es una mierda de camiseta es por lo que me puse así.

Nunca se sabe de quién puede depender ni tu propia vida.

Mañana hablaré de mi ratón, de mi diente y de alguna otra cosa alegre, porque las dos anteriores no lo son mucho.

He perdido un grandísimo contrato por no haber regalado una mierda de camiseta al colgado ese que tiene un blog llamado barrenado, este mundo no está para ver.

Fdo. “A”.


Responses

  1. Pues mira, me alegro primero del cambio a mejor, segundo de que parece que es de verdad (aunque ya nos irás poniendo al día) y tercero de lo de la empresa “A”.
    Estoy totalmente de acuerdo contigo: si era una mierda de camiseta, que a las empresas les sale a medio céntimo cada una, si vas a tener un detalle, ten un DETALLE. Pero si en algo que no te cuesta nada andas con medias tintas… ¿cómo se las gastarán en las cosas importantes? El criterio que tuviste a primera vista puede ser superficial, pero tiene más fondo del que parece.

  2. Esque los pequeños detalles cuentan mucho, es como la primera impresión.

    Ahora a esperar que se cumpla lo prometido.
    Suerte!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: