Posteado por: barrenado | diciembre 26, 2008

LONDRES Y SUS MIRADAS

Hace mucho frío y anochece muy pronto, pero no se está mal por aquí.
Además gozo de un sentimiento de liberación, no me conoce nadie, no tengo que comportarme de determinada manera.
Me explico, ya sé que todos somos libres y que nos comportamos como tal.
Ya sé que a nadie le preocupa el qué dirán ni la vida de los demás.
También sé que todo el mundo es bueno.
Pero si a todo eso sumamos que no me conoce nadie y puede que lo más importante, que yo no conozca a nadie, pues uno adquiere una sensación de libertad de movimientos y de acción tremenda.
Todo eso se traduce en que no me peino, como está frío y uso un gorro de lana que me tapa las orejas (donde yo ya escucho poco …. ), y tampoco me preocupa el conjuntarme, la moda está en no seguir la moda, y visto literalmente como Dios me dio a entender, lo que más frío quite aunque los colores no combinen.
Pero sobre todo, hago algo que me gusta y que normalmente, por puro formalismo o educación, no hago. Observo a la gente.
Algo que  normalmente me da miedo o una sensación similar es mirar a los ojos a un desconocido durante largo tiempo. Ese choque de miradas que parece dar un destello, un calambre eléctrico y que acaba por retirar la vista uno de los dos.
Me resulta difícil mantener la mirada de una persona sin que haya una conversación por medio, sin que haya un motivo.
Dicen que quien no mira a los ojos no es sincero, como dice una amiga mía en una expresión que me gusta, mentiras.
No hay cosa que me resulte más fácil que mentir a una persona mirándole a los ojos. Lo difícil me resultaría hacerlo sin mirarla porque no sabría o intuiría por su mirada si está dejándose engañar o no, si estoy realizando bien los quiebros y regates para tumbarla en la más mísera de las arenas movedizas, en la mentira.
A lo que iba, que ahora retirado ya sólo miento por mucho dinero, ni siquiera por amor. Y que me gusta mirar a los ojos a la gente con la que me cruzo, sobre todo ahora que por las circunstancias estoy eximido de la vergüenza que en otros casos paso.
Y de Londres pues no os cuento nada, o me fijo en los ojos de las personas o en el paisaje, en las dos cosas no puedo.
Por cierto, a ver si alguien me da una idea para ponerme un cartel y hacer comprensible que no hablo su idioma, pero que no estoy sordo, y que si no les entiendo, les seguiré sin entender por mucho que me chillen.

Tags Technorati: , ,


Responses

  1. Ay amigo, estás en una de las mejores ciudades de mundo. Mi ciudad, aunque no conozca todas, evidentemente. Pero no intentes, relacionarte con los “cockneys”, que es como se llama a los nativos de Londres, aunque cada vez hay menos. Tienen hasta un acento distintivo. Y ten presente que los españoles no están muy bien vistos.
    A pesar de todo, estás en una ciudad maravillosa, deja de mirar ojosy mira un poco alrededor., coño, que ojos los tienes aquí.
    Hoy no hay saludo (por pura envidia).
    ¡Hala!

  2. ¡Qué rico el fresquito…! Pues por aquí , que lo sepas, estamos con unas temperaturas magníficas… entre veinte y veintidós grados… jejejejeje. A mí me encanta mirar a los ojos, pero no me corto tanto… no me tengo que ir a Londres… a ver si algún día se cruzan nuestras miradas por aquellos nortes de España…

  3. jajaja, también gritan y hablan despacio a los que no les entiendes!! genial, debe ser una practica internacional 😛

  4. Me parece rico que te la estés pasando bien en vacaciones en Londres, pero estoy de acuerdo con Quierodormir, deja de mirar a los ojos de los demás y contempla el paisaje, toma unas buenas fotos y me las envías para que me hagas sentir envidia.

    Uno al fin y al cabo debe ser auténtico donde sea… pararse derecho, alzar la frente y cruzarse los ojos de cualquiera así los colores de tu ropa no combinen… al final, una sonrisa… qué más se le puede pedir a la vida?

    Un abrazo desde este clima tan cálido!!!

  5. Hola!!! Yo también observo a la gente, aunque como tú me resulta díficil mantener la mirada sin que haya una conversación o un motivo por medio… El otro día mi amiga Raquel me decía que debería aprender a mantener la mirada de los desconocidos o aprender a mirarlos yo descaradamente, porque, según ella, tengo unos bonitos ojos que facilitarían esa, para mí, ardua tarea, pero yo creo que ya estoy mayor para intentarlo… Me da una vergüenza tremenda… Lo que sí suelo hacer, casi sin que se note, es observar a la gente e imaginarme cómo es su vida… a qué se dedican, qué relación les une, dónde viven,… Antes, cuando no conducía, lo hacía más, en la guagua… Me encantaba ir oyendo las conversaciones de los usuarios que tenía detrás e imaginarme, a raíz de lo que iban contando, lo que les unía… Ahora, cada vez lo hago menos… y, como tú, más cuando salgo de viaje… Una pena, la verdad, porque entretiene bastante…

    Por cierto, me gusta mucho lo que escribes..
    Pino

  6. jeje, yo pensaba que eso de que te gritasen cuando no entiendes, solo pasaba en los pueblos!


Responder a kartones Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: