Posteado por: barrenado | febrero 9, 2009

PERDÓN

 

–          Estás muy pensativo, ¿qué tal?

–          Mal, he dicho algo que no debiera haber dicho.

–          ¿Grave?

–          Depende de la interpretación de mis palabras.

–          Pide perdón.

–          Si pido perdón quizás piense que dije lo que dije con mala intención. Si no lo pido sería como que lo dije sin mala intención.

–          Pues no pidas perdón, déjalo correr.

–          Ya, pero es que estoy mal a gusto. Me ahogo en la incertidumbre de saber cómo le sentó lo que le dije.

–          Pues pregúntale.

–          Pero si le pregunto estaré igual que si le pido perdón.

–          Hazte el tonto y olvídalo.

–          Eso hice después de decirlo, pero me quedé tan mal. Debería haberlo aclarado en el momento.

–          Pues eso. El momento ya pasó, así es que sigue como si nada hubiera ocurrido pero con la predisposición de admitir el error y pedir perdón en el mismo momento en que salga el tema, si es que sale, si no, está solucionado.

–          Ya, pero este malestar no se me quita.

–          Fácil, mírame a los ojos y pídeme perdón.

–          Perdón.

–          ¿Mejor?

–          Sí, pero ….

–          No hay peros que valgan.

–          De acuerdo, lo siento, no debí decir eso aunque en ese momento me pareciera gracioso.

–          ¿Mejor aún?

–          Sí.

–          Pues paga los cafés en concepto de terapia.

–          No das punta sin hilo, ¡cabrón!

–          Consideraré esto último que has dicho como parte de la sesión, entra en mi sueldo.


Responses

  1. Nunca está de más pedir perdón. Si te sientes así es porque te está faltando.

    Besotes y abrazotes.

    ¡Mua!

  2. Chévere la historia… vale la pena pedir perdón si es un perdón sincero, si no, de nada vale. Si te hace falta, hazlo, pero no esperes a que la otra persona te perdone por que se lo pediste. A veces, las personas comenten errores que no son fáciles de remediar ni con una bonita disculpa.

    De todas maneras, valió la pena pagar los cafés…. ¿nos tomamos uno está tarde?

  3. Mi computadora ha muerto.
    Apenado y de cuerpo presente, no podré escribir no sé hasta cuando.
    Creo que he perdido hasta el código del blog.
    Necesito estar sólo un tiempo para recuperarme de esta pena tan grande y del resto que es lo más importante.
    No sé cómo saldré de esta, pero estoy seguro que saldré.
    VOLVERÉ.

  4. Espero que cuando vuelvas, lo hagas con muchas ganas y nos sigas contando tus historias. Me vas a hacer mucha falta, no sólo por no poderte leer acá, si no también en otros ámbitos.

    Te mando mil besitos de labios rojos…. espero que eso te ayude a sopesar tu pena.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: