Posteado por: barrenado | febrero 14, 2009

DÍA DE LOS SANTOS INOCENTES

Hoy ha sonado el teléfono bastante temprano.

Me he sobresaltado y justo antes de cabrearme me vino a la memoria la fecha.

San Cirilo y San Metodio.

Quizás alguien se acordara de mí.

Efectivamente, se habían acordado de mí. Mi computadora había vuelto a la vida y podía pasar a recogerla cuando quisiera. Evidentemente lo que tardé en lavarme y vestirme.

Me alegro por aquellos y aquellas a quienes una flor acompañó en algún momento del día, pero  ante la posibilidad de que me mandaran crisantemos, prefiero decir que no he sido agraciado con ningún regalo de origen orgánico.

Mi computadora ha recorrido mucho mundo estos días. Al final tuvo que ser la novia del hermano de un amigo quien resucitara a mi amor.

Primero lo primero y eso es la regular salud de que goza, pero después, y pensándolo fríamente me duele en el alma la cantidad de favores que estos días he pedido y que no han servido de nada. Porque en el fondo, tanto si te arreglas una cosa como si no, el favor está pedido, el favor está gastado y te encuentras en deuda.

Reconozco que soy una persona que odia pedir favores, así me ha lucido el pelo, que si hubiera pedido alguno seguro que bastante mejor me iría la vida, pero lo que de verdad me fastidia es encima de pedirlos, deberlos sin haber sacado ninguno provecho.

Como digo uno, digo otro, soy una persona que en el fondo disfruta haciendo favores, de tal forma que alguno de los pedidos se me debía, pero poco me consuela esto.

En fin, que hoy día de los Santos Inocentes me encontré cerca del mar, comiendo en un restaurante sin velas con un amigo y aprovechando para pagar un favor recibido, aunque fuera la novia de su hermano la que debería cobrarlo.

Deprimente, esa fue la conclusión a la que llegamos los dos a la hora de los cafés. Dos tíos comiendo juntos el día de San Valentín.

¿No habrá otro día para comer?

¿No habrá dos tías a las que invitar?

Bastante deprimente ha resultado el día como para prolongarlo más, ¿no te parece?. Pues la verdad es que mi amor me está esperando en casa. Para qué trasnochar buscando algo incierto pudiendo disfrutar de la certeza de tener mi computadora esperándome.

Por cierto, como no funcione después de estar todo el día pensando en ella, te voy a buscar a casa y te doy una paliza.

Afortunadamente he regresado y no he tenido que dar ninguna paliza.

Qué feliz estoy, será porque es San Calentín.


Responses

  1. Ya me había supuesto que todo te iba bien al leer tu comentraio en mi blog. Me alegro.
    Pero si eres una persona que disfruta haciendo favores a los demás, con lo que supongo que harás muchos, todos los que te pidan, por qué lo pasas tan mal cuando te toca pedir a ti alguno. No creo que a nadie le disguste que tú les pidas algo.

  2. ¡Jajajajaja! Qué bueno que hayas vuelto, Barrenadito… te había echado mucho de menos. Un besín. Para mí tampoco hubo flores y cené con una amiga… ¿no habría dos tíos a los que invitar?


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: