Posteado por: barrenado | abril 10, 2009

LO POCO ES MUCHO

He hecho un viaje en tren. He asistido a un acto cultural. He comido con amigos en un buen restaurante. He disfrutado de una sobremesa expectacular. He estado charlando hasta que se hizo de noche. He regresado en tren a casa.

Lo he pasado muy bien, pero he tenido que madrugar y he llegado relativamente tarde. Estoy muy cansado, pero quería escribirlo, no sea que con el cansancio, duerma demasiado bien y me olvide de lo que viví.

La comida ha sido algo cara, pero no en exceso, con lo que puedo decir que la felicidad tampoco cuesta mucho dinero y hablar es gratis.

A veces me complico la vida demasiado.

En la gran ciudad es difícil tener aparcamiento y por eso decidí a última hora madrugar un poco más e ir en tren. Puede que hiciera algunos años que no hacía ese viaje en tren y con la cabeza pegada al cristal, recordé viejos paisajes y descubrí nuevos, la mayoría de los nuevos eran de hormigón, pero me gustó conocerlos.

A veces, lo poco es mucho.

Resulta placentero mirar por la ventana y ver como todo se mueve mientras tú estás sentado. Y que conduzca otro, es decir, dejarse conducir.

Aunque sólo sea a veces.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: