Posteado por: barrenado | junio 22, 2009

¡A MI MALA SALUD!

En el trabajo usamos vehículos de alquiler. Desgraciadamente me toca ir mucho por el taller, en cuyo interior se encuentra la oficina. La verdad es que no recuerdo que me tratasen bien nunca, a excepción de un mecánico que hasta ahora siempre se ha mostrado agradable y correcto, del resto sólo tengo recuerdo de malas caras, insípidas contestaciones y hasta algún enfado.

En el fondo soy buena persona y suelo disculparlo, quizás tengan mucho trabajo, estén mal pagados e indudablemente, yo sólo voy a llevarles trabajo.

Sé que algún problema han tenido por parte de la dirección debido a quejas por mala atención. La verdad que yo nunca he ido con cuentos de que me trataran mal ni nada de eso, y creo que por esa razón me suelen derivar a mí la mayor parte de las averías de los vehículos.

Por parte de la casa que alquila los vehículos saben de sobra que yo ni pincho ni corto, que soy un mandado y quizás por eso me traten con desgana y, por qué negarlo, mal.

El viernes por la mañana me presenté con una furgoneta a la que se le había doblado un protector que al hacer contacto con alguna pieza del motor vibraba y desprendía un ruido infernal. La pieza en cuestión es el cubre-cárter. No era la primera vez que ocurría y por eso sabía que la reparación era tan sencilla como desdoblarla y ponerle un tornillo que se había desprendido.

Tras tenerme más de diez minutos en la puerta, atender y hacer varias llamadas y colar a una persona, me dice que no tiene ninguna máquina elevadora en ese momento libre, que si quiero puedo dejarle un número de teléfono y que ya me llamaría.

Huelga decir que ni me llamó ni se acordó más.

Hoy por la tarde volví por allí y mientras esperaba de nuevo en la puerta de la oficina, vino un mecánico, me pidió las llaves y metió la furgoneta al taller. Yo seguía a la puerta de la oficina distraído en lo que hacía el mecánico con la furgoneta hasta que me sacó de mi obnubilación la chica preguntándome que qué quería.

–          Vengo por el cubre-cárter de la furgoneta que quedaste en llamarme el viernes, pero creo que ya está un mecánico con ello.

–          ¡Ah, vale!, ¿te importaría esperar fuera?.

Me hubiera gustado contenerme, pero no pude . Me puse de muy mala hostia. Afortunadamente el sol y el tabaco lograron calmarme. Al poco, la verdad que no más de diez minutos, el mecánico salió a la calle a avisarme que ya estaba y que si hacía el favor de pasar a firmar el parte, un justificante de que se había solucionado la avería, puro trámite, todo hay que decirlo. Pasé, firmé y la verdad que sin mucho entusiasmo me despedí educadamente.

Para abandonar la oficina hay que recorrer un pequeño trecho por el interior del taller. No habiendo recorrido cuatro pasos, encuentro en el suelo un billete. Instintivamente lo recojo, me doy media vuelta y vuelvo con él en la mano a la oficina y cuando estoy entrando por la puerta con la intención de dárselo a la chica me suelta:

–          ¿Y ahora qué?

Y sí, lo hizo con toda la enfatización y gestualidad propia de una chulesca maleducada.

–          Y ahora nada, lo siento ……

A esto siguió entre dientes “hija de la gran puta”, “que te den por el culo”, “maldita zorra” o algo por el estilo.

Supongo que,  aunque entre dientes, lo tuvo que oír, pero la verdad es que tampoco me importa demasiado.

Y de camino a casa, he de reconocer que no me apetecía en exceso buscar el descanso del guerrero, y me paré en una hermosa terraza a disfrutar de un hermoso sol que aún estaba por languidecer aderezado por un hermoso zumo con unas hermosas olivas.

Pagué con un hermoso billete de dudosa procedencia moral y me dije:

¡A la salud de …………………..  qué cojones, a mi mala salud!

Anuncios

Responses

  1. Ves, no hay mal que por bien no venga.
    Es el principio de “tu buena suerte”.
    Un saludo.

  2. Espero que fuera un billete bien grandote… qué tía más antipática.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: