Posteado por: barrenado | julio 11, 2009

SALUD Y A SOÑAR

Hoy he visitado mi futuro piso.

Me he puesto romántico, melancólico, no sé, y me ha dado por pensar. Cuatro paredes desnudas que se empiezan a llenar de ilusiones, un cuadro aquí, una foto allí, espejos, muchos espejos, porque ahora me gusta verme, por ejemplo, porque me gusta que la gente se vea, sobre todo. No sé.

Todo nuevo. Una rotura con todo lo pasado, lo bueno y lo malo.

Quizás no, por muy lejos que vaya siempre me iré conmigo.

Siempre estaré allí, y conmigo, todo lo mío.

Un sofá aquí, una televisión allí, en este otro lado libros, los míos, y los que están por comprar, los leídos y los que me quedan por leer.

-¿Qué te parece?

– ¿El qué?

– El piso hombre, ¿qué va a ser?.

Podrían ser los libros por leer, por escribir, el sofá, las luces ……….

–          Vacio.

–          El llenarlo ya es cosa tuya.

En eso estaba. Estaba decorándolo con la imaginación. La vida es como una escalera, si te entretienes en mirar el escalón que acabas de alcanzar, tropezarás con el siguiente, un pie siempre en el último escalón alcanzado y el otro avanzando hacia el siguiente, un pie en el suelo y el otro en el aire. Pero uno siempre en el suelo.

A veces me gustaría recrearme en lo hecho, en lo alcanzado, disfrutar de lo que tengo y no disfrutar pensando en lo que podría tener o en lo que quiero. Pero siempre me voy al camino más fácil, de la misma forma que el agua siempre alcanza el punto más bajo, yo siempre me voy al camino más plácido, la imaginación.

La cama, lo primero la cama. Para dormir o para no dormir, pero la cama lo primero.

No, el sofá, lo primero el sofá, sirve también para dormir o para no dormir, y para sentarse a leer, a ver la televisión. Entonces primero los libros y la televisión.

Bueno, mejor empezar bien, por el principio y bien. O no muy bien, pero con buena voluntad, con la voluntad de hacerlo bien.

Entonces esperar al menos quince días para empezar, para empezar a tener la llave que abre la puerta del piso en el que colocar el sofá, la cama, los libros, la televisión ……………….

Y dormir, o no dormir, pero soñar.

–          ¡Y ahora salud para disfrutarlo!.

Eso cabrón, ahora salud para trabajar y poder pagártelo.


Responses

  1. Felicidades, Barrenado.
    Recuerdo esa sensación de ver el piso vacío cuando nos lo entregaron a nosotros. Tan grande y tan pequeño. Parece que lo que te imaginas en él no va a entrar, que los huecos son demasiado pequeños. Y empiezas a tomar medidas, no vaya a ser que aquel mueble que te gusta no vaya a coger. Y ves que todo entra, mucho más de lo que parece.

    Según mi opinión, para ir a vivir, necesitas tres cosas: la cama, el sofá y la mesa de la cocina. El resto ya vendrá. (Las cajas de cartón pueden hacer de muebles durante un tiempo).
    Enhorabuena

  2. Y con el paso del tiempo, puedes tener hasta visitas nocturnas, como las que yo tengo. Quién sabe.
    Te deseo que no, que sólo tengas la que tú invites.

  3. Gracias.
    Espero que mis visitas no tengan cola, je je je je.

    • ¿Por detrás o por delante?

      Perdona la broma, me la has puesto a huevo.

  4. Jajajaja. Ay, ay, ay. Bueno, Barrenado, enhorabuena por tu pisito. Que disfrutes muchísimo decorándolo y sobre todo… que no tardes demasiado en recibir esas visitas sin cola por detrás ni por delante. Aunque una cola de caballo…

  5. Ya lo ha dicho Raquel, colas pero de caballo y bien apretadas para que se joda el viento y no pueda despeinarlas.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: