Posteado por: barrenado | septiembre 10, 2009

CUANDO FUI EL MEJOR

Tres chavales salen del bar atropelladamente y atropellándome a mí.

Uno de ellos me dice lo siento y a la vez levanta las palmas de manos, me guiña un ojo y con una sonrisa parece que me perdona la vida. Se abraza al que tiene más cerca y los tres siguen su camino felices, riéndose, ajenos a todo menos a ellos tres.

Esa mezcla de educación, cortesía y buenas maneras pero sin perder la postura arrogante, sin amilanarse. Repetando pero haciéndose respetar.

Era algo así como un discúlpeme, pero esto le puede pasar a cualquiera y tampoco soy culpable de nada.

Desde la arrogancia que da el mero hecho de ser joven, un chico duro fue condescendiente con un viejo rokero sin guitarra que se cruzó en su camino.

Por un instante envidié a cualquiera de los tres, por ese orgullo, esa soberbia, y esa arrogancia que será vencida como lo fue la mía, por el tiempo.

Y entonces fue cuando una canción me vino a la cabeza, pero después también vino otra.


Responses

  1. jajaja, al menos se disculparon y no te metieron una paliza or chocarte con elos, visto lo visto, no me extrañaría 😉


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: