Posteado por: barrenado | octubre 17, 2009

EL LUJO DE VIVIR

Las matemáticas no mienten, los que mienten y mucho son algunos matemáticos. Eso creo que leí hace algún tiempo, o simplemente eso es lo que recuerdo haber leído, que al fin y al cabo, lo que se recuerda, es lo que cuenta.

El caso es que hace un tiempo, creo que dos semanas más o menos, tengo que entrar a trabajar media hora primero. Tirando de las matemáticas creí que perdía media hora al día más de vida, pero no, he perdido mucho más.

Al adelantar media hora la entrada a trabajar me encuentro con un monumental atasco todos los días que me retrasa. Paulatinamente he ido adelantando de cinco en cinco minutos la hora de salida hasta dejarlo en 20 minutos, tiempo estimado que se pierde en el atasco. Al adelantar la hora de levantarse, lo lógico sería adelantar la hora de acostarse, pero al hacerlo en la misma proporción me he percatado que las costumbres hacen leyes y hasta las 0 horas, hora litúrgica del sueño, no me dormía aún acostándome a las 23.30. Ante el cansancio acumulado y el consiguiente sueño arrastrado, acabé adelantando la hora de acostarme otros 10 o 15 minutos, para tratar de compensar esas vueltas y esos maléficos momentos insomnes que me enervan y hasta me desquician. No hay cosa que más me moleste que estar en la cama sin hacer nada queriendo dormir sin conseguirlo.

Al final y evitando evaluar el consiguiente malestar asociado al cambio de hábitos, entrar a trabajar media hora primero conlleva perder esa media hora que se trabaja más 35 minutos repartidos entre estar en la cama sin dormir y estar sentado en el coche en medio de un atasco. Ni más ni menos que una hora más de vida perdida.

No hay mejor lotería que la buena economía, pero creo que voy a empezar a jugar algo, porque me estoy empezando a dar cuenta que vivo para trabajar y no trabajo para vivir.

Y encima esta semana he oído a un jefe decir que debemos estar agradecidos, que en los tiempos que corren tener trabajo ya es un lujo. En los tiempos que corren el lujo es vivir.


Responses

  1. Si no fuera porque a mí no me han adelantado la hora de entrada pensaría que teníamos el mismo jefe.

  2. En el fondo, no nos engañemos, todos son iguales.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: