Posteado por: barrenado | diciembre 19, 2009

CONFRATERNIZANDO

La verdad es que salgo muy poco de fiesta, pero es que cuando salgo, no entro.

El viernes pasado tuve la cena de la peña de la quiniela del trabajo y fui el último en llegar a casa. No era el que más lejos vivía, pero al final, de los que quedábamos a esas malditas horas en que los bares se empeñan en cerrar, era el que tenía la cama más lejos.

Ayer tuve la comida de Navidad de la empresa. Llegar a la una de la madrugada a casa de un viernes, puede que no sea muy tarde, pero teniendo en cuenta que llegaba de comer, igual si.

Y la verdad es que llegué contento. En esas comidas donde la ingesta (a veces masiva) de alcohol hace que algunos saquen lo peor de ellos mismos y se traten de limar asperezas (lo que yo llamo echar en cara las cosas), salen a relucir muchas cosas. Descubrí que me llevo muy bien con todo el mundo.

Es difícil, es raro, pero me llevo bien con todos con los que trabajo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: