Posteado por: barrenado | mayo 2, 2010

QUÉ HAGO MAL

Solo, en la inmensidad del desierto que es mi cama en la madrugada, con varios cafés de más, sólo se me ocurre a mí llamar a las puertas del sueño leyendo a Neruda.

La congoja se instaló en mí y la tristeza me invadió. No sólo por estar un sábado por la noche leyendo en la cama, solo, sino porque empecé a echar de menos no sólo lo que alguna vez tuve, también lo que ni siquiera vislumbré.

Con dichos antecedentes, no es de extrañar que me despertase muy temprano, triste y solo.

Y como me ocurre en estos casos, ahondé en la herida y busqué la última carta de amor que escribí, por llamarlo de una forma romántica al último mensaje por internet que envié y que no tuvo respuesta.

Y era cierto, había similitud, no puedo engañarme y seguro que lo que yo escribí estaba inspirado en un verso que me parecía que se parecía a lo mío.

“Quiero bañarme en el mar de tus ojos

tumbarme a secar en la playa que son tus brazos

suaves, delicados, largos

como tus besos, ansiados.”

Pero no hubo respuesta, como tampoco ahora la tengo para mi pregunta.

¿Qué hago mal con las mujeres?


Responses

  1. No creo que hagas nada mal con las mujeres. Es solo que aún no ha aparecido la mujer que sepa ver todo lo que vales, Barrenado. Tu poema me ha gustado mucho.

  2. Osea, que tengo que seguir esperando.
    Me consuela saber que el poema ha gustado a una mujer, je je je


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: