Posteado por: barrenado | agosto 8, 2010

CRÓNICA DOMINGUERA 2

Me levanto tarde, en una hora aproximadamente la comida estará en el plato. Mis padres tienen planes para la tarde y en ellos estoy incluido yo, cómo no. Declino la oferta sutil y educadamente, con el sábado familiar tuve bastante, demasiado. No tener coche no significa que tenga que estar castigado con ellos, tampoco hace falta irse a ningún lado.

Salgo corriendo al estanco, estoy sin tabaco y sólo abre por la mañana en Domingo. Me regalan un mechero muy bonito, con un corazón atravesado por una espada y con la leyenda “el amor mata”.

El tabaco mata, la comida mata, el alcohol mata, las drogas matan, el aborto mata y ahora el amor mata, menuda obsesión. Dejen de preocuparse por mi salud, por favor. Ya sé que todo mata, el tiempo mata y nadie lo dice, dejen de hacerme perder el tiempo leyendo cosas que matan. Escondo el mechero en la bolsa del tabaco y voy a casa a dejarlo cuando me encuentro un viejo conocido.

¡Tomemos algo! ¡Vale! Agua para mí ¿y tú? Café con leche. ¡El café mata!

–          ¡ Y yo soy capaz de matar si me enfado !

–          ¿Pero que he dicho?

–          Nada, pero no me des por el culo con el café ni con el tabaco, son con las únicas cosas con las que disfruto junto con la comida sin tener que quitarme los pantalones.

–          Sigues igual de gracioso que siempre.

No para de halagarme y disfruto con la conversación, que si estoy muy bien, muy joven, que me conservo muy bien, que ya sabe que practico montañismo, que se me ve musculado, comienza a hablar de conocidos mutuos, que si parecen viejos, que si está barrigudos, acabados y entabla una encarnizada crítica que, aunque no debiera, me alegra. Eso sí, me contengo y no participo en la masacre, aunque me cuesta.

Me relamo del festín bacanal egocéntrico que me brinda y me viene a la memoria eso de que si alguien hablar bien de ti, no le interrumpas, como mucho, ahonda en la cuestión. Simplemente espero, a ver por dónde sale, a dónde lleva todo eso. La adulación gratuita nunca ha sido para mí. Al final se desata.

–          Te admiro, siempre has practicado muchos deportes. Yo, en cambio, sólo la bicicleta.

Noto que se viene abajo, apesadumbrado. Creí que su intención era que le adulara yo más, merecido por otra parte, sé que se cuida y hacía mucho deporte, andaba mucho en bicicleta y la verdad es que se conserva mejor que yo, y que está mejor. Me callo y espero, bastante necesitado ando yo de halagos como para terminar ese momento como un simple intercambio.

–          Me rompí tres veces la clavícula, y esta última vez me dejó una lesión en el hombro que al mínimo esfuerzo se me sale. Me han prohibido la bicicleta. Me resistí, pero en las dos últimas veces que la cogí, me saqué el hombro, y eso que no forcé. Ahora me siento vacío, sólo sabía andar en bici.

–          ¿Y qué quieres, venderme la bici?

–          No cabrón, tú siempre igual, quería ver si me llamas para ir de montaña, para ir a la piscina, no sé, jugar al fútbol, algo que pueda hacer.

–          Si hombre, no te preocupes, para la próxima te llamo.

Pero espero que me adules y halagues casi tanto como hoy, si no, no te llamaré más. Jóder, que bien que me sentó. Fui a comer con el pecho sacado y el culo apretado.

¿Mala cara por la mañana?, de dormir mucho, seguro, un deportista como yo no se puede permitir tanto descanso. Bueno, sólo un poco, lo justo, comida copiosa y siesta. Eso sí, luego un largo paseo para limpiar la conciencia. No sé si le llamaré para hacer deporte, pero para tomar otro café, seguro.


Responses

  1. Qué bueno. Me han encantado los tres posts del día de hoy. Me gusta mucho cuando escribes sobre lo que sientes. Te sale natural, bien escrito, divertido, agudo, irónico… He disfrutado mucho leyéndote. Ahí tienes: otra de halagos. ¿Me invitarás a hacer montañismo? Jajaja.

    • Si no lo sabes ya, te lo repito, te invito a lo que quieras.
      Que lo que falta se inventa y en el pueblo sobra ciencia, je je je je je.

  2. Llámale para hacer deporte, pobrecito, además se ve que te sienta bien su compañía y que él necesita la tuya 😉 y ya tienes alguien con quien irte de fin de semana, rara vez hay alguien mejor que un colega y podeis conocer mujeres lozanas juntos,jeje

    Por cierto,qué importa si mata lo que dicen que mata? yo siempre digo…”no tengo miedo a morir”

    Me han encantado tus últimos post a mi también!

    • Lo de las mujeres lozanas es un deporte de alto riesgo que …… je je je je.
      y tampoco tengo miedo a morir, ni maldigo mi suerte, je je je.

  3. http://entrelineasurbanas.blogspot.com/2010/08/entrada-para-otros-d.html

  4. Te encontré, gracias a Ceci, Entre Lineas Urbanas. No se equivocó, tienes buena prosa. Saludos desde Nicaragua.

    • Saludos desde aquí y gracias, por venir y por halagarme, je je je.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: