Posteado por: barrenado | octubre 12, 2010

DE OTRA FORMA, BIEN

Estoy bastante mal.

No es la primera vez que olvido algo en casa, la cartera, el móvil, las llaves, el mechero …….

Pero nunca, nunca había olvidado el tabaco.

Hecho que ha hecho, muy a mi pesar, que mi paseo matutino fuese más breve que la felicidad en la casa del pobre.

Ayer muy de mañana, mi madre (la mujer que más veces me ha visto desnudo) dictaba sentencia (doctores tiene la Iglesia) tras examinar meticulosamente mi nalga derecha sin darme tiempo a abandonar tan vergonzosa e indecorosa postura ( en pelotas panza abajo espatarrado).

–          Vas al médico ahora mismo porque esto acabará calando al hueso.

Hasta los huesos sólo calan los besos que no has dado, los labios del pecado. Pero me lo callé.

Así pues, ancha es Castilla, amigo Sancho, hipocondriaco por antonomasia, me iba yo muriendo poco a poco en el coche de camino a la consulta de mi médica (la única mujer en el mundo que me ha visto desnudo en más de una ocasión sin que yo la viera a ella). Un tumor benigno, un cáncer, un  ……..  un puto grano en el culo.

Tratando de no caer en la vulgaridad ni en estúpidos tópicos circenses, describí una vez más mis síntomas comparándolos con la menstruación que sufría (a día de hoy no sé y tampoco me importa) una novia que tuve (femenino singular):

–          Se me hincha la tripa, dolores abdominales, me duele la cabeza, estoy muy despistado, casi como borracho, irascible, irritado, de muy mala hostia vamos, aunque sabiamente no lo aparente, cansado, sin ganas de nada. Ganas de vomitar pero sin vómitos, nervioso, ansioso, con dificultades para dormir ………. y pasan dos días, tres como mucho y aparece un grano (esta vez en el culo) que gana rápidamente tamaño hasta que erupciona fluyendo líquido sanguinolento.

–           (Entre carcajadas) Has descrito muy bien los síntomas de la menstruación de algunas mujeres, afortunadamente muy pocas, pero también de una simple gripe común o de una infección, como es el caso.

Este ocupa de mi culo lleva conmigo varios meses, pasé todas mis vacaciones tomando antibióticos y antiinflamatorios, tras una semana de descanso, vuelvo a lo mismo. Esta vez me ha dado cita con el cirujano, a ver si de paso, puede cercenar mis decepciones con el mismo bisturí.

Y hoy al despertarme, he sentido miedo. Me ha venido a la cabeza ese viejo chiste que les hacía de joven a los médicos:

–          Empalmar lo que queráis, cortar nada ¡eh!

Y aunque me reí de mi viejo chiste, no dejé de sentir miedo. Pensé en que si mejoraba el grano con la medicación, me saltaría la cita con el cirujano, pero ahora, después de olvidar el tabaco en casa, deambular muy despistado y no notar mejoría, creo que lo mejor será afrontar lo que sea rápido, ya.

Unas navidades de hace muchos años tosía estrepitosamente en el bar y un anciano amigo me miraba:

–          Cualquier día de estos me muero.

–          No, estate tranquilo, tu morirás en un mes de Octubre, que es un mes rojo como tú.

El anciano amigo aún vive, pero cada mes de Octubre me echo a temblar, por si acaso.

Ya sé que es un simple grano, ya sé que es simplemente una infección, ya sé que soy un desmesurado hipocondriaco, ya sé que todo son imaginaciones mías, pero la congoja y el dolor, son reales.

Ya nunca más utilizaré la frase hecha de ser más molesto que un grano en el culo, porque no es molesto, es mucho más.

Por cierto, de otra forma me encuentro muy bien.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: