Posteado por: barrenado | noviembre 9, 2010

MANTECA

De niño fui un niño con granos, pero sin complejos. Bueno, en ese sentido, supongo que en otros, algún complejo tuve. Aunque pensándolo bien, creo que no, que los complejos los tuve ya de mayor (de edad). El caso es que una de las cosas que más me gustaba era manteca en pan de molde mojada en cacao soluble. Pan Bimbo con manteca Natacha en Cola-Cao.

Era una cosa que mi madre no debía de ver como muy saludable, no su uso sino su abuso, de ahí que me dijera que me salían granos por la ingente cantidad de grasa que contenía el combinado. Me lo creí, como tantas cosas, hasta que después de una temporada de abstinencia, comprobé que los granos seguían en su sitio y mi afición por aquella comida también. Y que no había ninguna relación, al menos significativa.

Tampoco debería haber relación en lo que estoy sufriendo, quizás todo lo contrario. No soy un tío metrosexual, pero tampoco me hace mucha falta, mi bello corporal brilla por su ausencia. Y el de la cabeza también, muy a mi pesar. Me operé de un quiste pilonidal hace unos años. Eso es un pelo que en lugar de crecer hacia afuera, como todos, crece al revés, se mete hacia dentro. Cría caspa, y esa caspa se infecta dando lugar a un sinfín de calamidades dolorosas.

No guarda relación directa con nada, ni falta de higiene, ni herencia, ni nada de nada. Hay mucha gente que le sale, mayoritariamente varones, y suele ser en el culo. También los hay en brazos, piernas y cara (en este caso sólo a los hombres por la barba), pero suelen tener menos complicaciones. Las complicaciones las hay sobre todo en el culo, y sobre todo dependiendo de qué parte del culo. Lógicamente, soy casi un experto en el tema y podría explayarme lánguida y largamente, pero lo dejaré así.

Operado de uno, con vez con el especialista para preparar la operación de otro en Febrero (menos mal que no me puedo morir de esto que si no …..), va y me sale otro, al lado mismo del que me operé.

No tengo pelos en el culo. Bueno, en el culo que soy capaz de ver en el espejo. ¿Cómo puede ser posible que tenga tres quistes si no tengo pelos?.

Mi teoría es que cuando salió el primero, asomó un poco la cabeza, no vio ningún pelo más por allí y se creyó confundido, dio media vuelta y creció al revés. El segundo también, pero ya el tercero ……….

Con la falta que me hacen en la cabeza y van y me salen en el culo y al revés.

Y nada, que debido a esto, tengo una buena infección y fruto de ella, tengo la espalda llena de granos, pero espinillas normales, de las que aprietas y sale un poco de pus y luego sangre. Eso suele ocurrirme cuando tengo fiebre, y alguno por la cara y la frente que hacen que me emocione frente al espejo creyendo regresar a mi adolescencia.

Hoy me mojé mucho trabajando, pasé mucho frío y al llegar a casa me preparé un tazón de Cola Cao de los de verdad, de medio litro de leche, hirviendo, con seis rebanadas de pan de molde con manteca. Mi madre me descubrió y conocedora de mis espinillas en la espalda por los restos que dejo en las camisetas, me recrimina cariñosamente alegando lo mismo que hace casi treinta años, que me saldrán más granos.

–          ¡ Madre !, haga usted el favor de prepararme otro tazón de leche, que soy un hombre hecho y derecho y aquí hay un cuerpo que alimentar (con voz muy grave y golpeándome violentamente el pecho). Luego apártese por si les da a mis granos por reventar, no vaya a salpicarla.

Y se enfadó. Me hizo otro Cola Cao de medio litro y me preparó otras tantas rebanadas de pan de molde con manteca mientras yo daba buena cuenta de las que yo había preparado, y me dejó en la cocina chupándome los dedos. Y no, no trato de usted a mi madre, sólo lo hago cuando quiero enfadarla, cuando estoy de cachondeo. Y sí, se le pasó el enfado. Hace unos minutos ha venido cariñosamente a preguntarme que qué quería que me hiciese de cena.

–          Manteca, madre, quiero que me haga pan con manteca.

Aún quería que cenase algo, es más, creo que hasta se enfadó nuevamente porque no quise cenar. ¿Dónde meterlo?.

¿Y la clave de todos mis problemas?

Pues la manteca, me unto una metafórica capa de manteca cada mañana y todo me resbala.

¿No les gusta la manteca?

Pues jabón, no se lo retiren en la ducha de cada mañana.

Está frío, pues ya hará calor. Llueve, pues ya hará sol. No me gusta trabajar, pues ya descansaré. Mi madre no quiere que coma manteca, pues ración doble. Estoy rodeado de imbéciles, pues ya me rodearé de otra clase de gente. El mundo está lleno de mierda, pues ya se limpiará. Mi madre quiere que cene, pues no ceno. Estoy cansado y tengo sueño, pues a dormir. Eso sí, le voy a dar un par de besos a mi madre antes de acostarme, y si mi padre pone cara rara, pues le doy otros dos a él.

Y dos mantecosos besos a quien haya leído hasta aquí.


Responses

  1. Grrr. No me gusta la manteca. Y menos mal que no me salen esos granos en el culo… jajaja. Suerte, pequeñín. Y cuidado con el exceso de leche, que parece que no es muy saludable… vaya, ¿me parezco a tu madre?

    • Pues …… sólo te faltan 20 años más, je je je je.
      Y la leche de vaca es buenísima, sólo es mejor la leche materna, aunque a mi edad ya sólo me interese por los envases, je je je.
      Pues no sé, prueba lo del jabón, o aceite corporal, deja un día que todo te resbale y creo que te lo pasarás mejor, si al final es metafórico, la mantequilla puede servir aunque no te guste, creo yo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: