Posteado por: barrenado | enero 16, 2011

OTRO DOMINGO

Despertar a las 7 de la mañana y ser Domingo, es todo uno.

Ya lo tengo asumido y no me irrito. Me levanto al baño, me mantengo en orden con la naturaleza, me fumo un cigarro y vuelvo a enroscarme entre las sábanas.

Vueltas y más vueltas, trato de no pensar en nada, tengo una imaginación hiperactiva y a veces resulta hasta peligroso dejarla volar ociosamente.

Y va pasando el tiempo, fastidiosamente. Estiro el brazo, consulto el móvil, media vuelta, otra más y otra. Y así pasan las horas. Al filo de las 9 me convenzo de que puede ser una hora prudente para levantarse. Hago acopio de fuerzas, mentales porque físicas es evidente que las tengo cuando no logro dormirme, doy media vuelta y decido que a las 9 en punto me levanto, estiro el brazo, consulto el móvil y faltan diez minutos. Doy media vuelta, y otra, estiro el brazo, consulto el móvil y son las 12 y media.

Sapos y culebras por la boca.

Salto de la cama, carreras por casa, me meto en la ducha y por fin me paro, me paro a pensar, me detengo.

El sábado disfruté de un apacible día de montaña con muchos amigos. La montaña me relaja, la montaña me encanta. Pero algunos de ellos tenían prisa, no es que corriéramos, cosa que no se debe hacer cuando se va de montaña, pero no nos detuvimos lo suficiente. Digamos que me quedó un poco mal sabor de boca al final, me hubiera gustado perder un poco de tiempo por allí. Así es que llegué a casa antes de lo esperado y sobre la marcha hice cambio de planes, o me inventé unos nuevos. Decidí irme a mi casa a relajarme, ver alguna película, descansar y hasta aburrirme un poco, por qué no. Decidí no tener prisa, pasar el Domingo haciendo el vago.

Y precisamente empezaba el Domingo corriendo y enfadado porque me había dormido más de la cuenta cuando estaba despierto antes de la cuenta.

Rutina, soy todo rutina, cuando precisamente odio las costumbres y las rutinas.

Me paso la vida corriendo y la vida se me pasa corriendo. Otra semana más en el calendario, otra semana menos de vida.

Hoy he logrado pararme, detenerme. ¿Lograré hacerlo mañana?. Son más de las once, mañana madrugo, ya es tarde, tarde para hacerme preguntas. Maldito tiempo, malditos relojes.

No he logrado acabar el Domingo sin tener prisa.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: