Posteado por: barrenado | abril 7, 2011

JUGÁNDOME LA VIDA POR UNA FOTO

Paseaba en coche, perdiendo el tiempo entreteniéndome en cualquier cosa, como escuchar la radio y contemplar el paisaje.

Me sorprendí al ver un limonero con unos limones estupendos justo al lado de un cerezo en flor. Y las dos cosas hicieron que me acordara de una amiga.

Detuve el coche y me dediqué a una afición que me viene de antiguo, olisquear huertas.

Es una costumbre placentera a la par que peligrosa, hay mucha gente a la que no le gusta que husmeen en sus cosas, y algunas huertas son muy personales.

El caso fue que pasó lo peor. Ufano, iba a tomar una fotografía del cerezo y el limonero y justo antes de que sacase la cámara, de entre la maleza, surgió un abuelo con una vara de avellano y un perro pastor alemán.

–          ¿Qué pasa por ahí?

El tono hostil me puso en guardia, la vara de avellano podría esquivarla fácilmente, pero alcanzar el coche antes que el perro suponía un obstáculo insalvable. Me decidí por la diplomacia.

–          ¡Buenas tardes!

Eso supuso el preámbulo a más de media hora de conversación. Al final creí que no me dejaría marcharme.

–          ¡Qué va, no valen ni para echar al vermú!. Lleva, lleva una buena bolsa de ellos si quieres, pero ya te digo, valen para adornar nada más.

Después de decirme esto me di cuenta que aquí, en el pueblo que me vio nacer y del que tan orgulloso me siento, somos así. Capaces de matar a alguien por tratar de robar un limón, pero le damos el limonero entero si nos lo pide.

–          Limones no, pero cerezas este año las tendremos muy buenas, ha helado bastante e incluso ha nevado a nivel del mar.

Ahora mismo sabría explicar cómo hay que sembrar, cuidar e incluso podar un cerezo, probablemente me hubiera roto la vara de avellano en la espalda si me pilla dentro de su huerta, sin embargo, me dio toda clase de explicaciones sobre todo lo que tenía sembrado en la huerta, y me ofreció de todo. Creo que al final se quedó mal a gusto porque no me llevé nada. Nada material, claro está, porque el abuelo era una fuente inagotable de sabiduría y el regalo de su compañía y sus explicaciones lo guardo a buen recaudo.

Lástima que mi memoria sea tan frágil.

Y no, no hubo foto para mi amiga del limonero y el cerezo. Pero luego saqué alguna en otro sitio y se las enviaré ahora mismo, en cuanto firme esto.


Responses

  1. Si te hubiera pasado algo no me lo habría perdonado. Muchísimas gracias. Las fotos son preciosas.

    • Si me hubiera pasado algo no lo habría contado, je je je je je.

  2. ¿Te pasó algo? ¡Ay, dios!

    • No, no.
      Un pequeño susto, pero luego fue de lo más agradable la experiencia. Además tengo pensado volver a pasar por allí a charlar con el anciano.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: