Posteado por: barrenado | junio 2, 2011

ME PESA EL PESO

70.0.

Eso marcaba mi báscula cuando me bajé de ella ayer y me puse el albornoz azul. La verdad es que no sé por qué abrí el armario antes de ducharme y recalé en él. Nunca lo uso y quizás por eso me apeteció llevarlo al baño y ponérmelo ese día. Pensando en mi peso me sorprendí frente al espejo con esa imagen desacostumbrada y derrochando simpatía y buen humor desaté al niño que llevo dentro y comencé un monólogo mientras me movía por el baño:

A la derecha del cuadrilátero, con una estatura de 1.69 y 70 quilogramos de peso, el aspirante a superviviente, yo.

En todo el cuadrilátero, con una altura infinita y un peso abrumador, defendiendo el título, la vida.

“Gong”, “Gong”, ¡Gong! : ¡ Comienza el combate de hoy, primer asalto !.

Y salí tarareando “eye of the tiger” y golpeando al aire, simulando el ejercicio de hacer sombras hasta llegar a la nevera. Acabé el tetra brick  de leche y al pasar por el baño con intención de vestirme, le dediqué un estilizado corte de manga a la báscula.

¡Qué te jodan, mentirosa, peso por lo menos medio quilogramo más !.

Lejos de obsesionarme, el tema del peso me trae sin cuidado. Pero últimamente estoy haciendo más deporte que nunca y creo que viene a ser como cuando pides una caña y te ponen un pincho. Bueno, mal ejemplo, no recuerdo cuándo he pedido una caña.

Esto viene a ser como cuando pides un café y te ponen una galletita, un bombón o un caramelo. En realidad lo que quieres es un café, si quisieras otra cosa la pedirías, pero la galletita, el bombón o el caramelito, lo agradeces. Hasta te acostumbras y el día que no te ponen nada hasta te enfadas.

Lo mismo me pasa con el peso, yo no hago deporte para adelgazar, pero ya de paso, como siempre que lo haces pierdes peso pues ………

Lo jodido es que cuando no me ponen galletita, ni caramelito ni bomboncito, pues me enfado y no vuelvo. Pero ahora no quiero enfadarme porque no quiero dejar de hacer deporte.

¿Por qué no escribiré en otra franja horaria?.

Siempre escribo por la noche, y ahora me está apeteciendo una caña, con pincho, por supuesto, a pesar de estar recién cenado.

Por cierto, el asalto de hoy frente a la vida creo que lo he ganado yo, justito, a los puntos. Ahora a descansar para preparar el asalto de mañana.

¡Dong!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: